Restaurant Bonaar Aarschot

Tips, Recensies, Aanbevelingen

Que Significa Vasija De Barro En La Biblia?

Que Significa Vasija De Barro En La Biblia
En 2 Corintios 4:7, el apóstol Pablo se refiere a los seres humanos de una manera específica, como vasos de barro: ‘Pero tenemos este tesoro en vasos de barro para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros’. Este versículo no solamente dice que somos vasos, sino vasos de barro.

¿Qué dice la Biblia sobre la vasija?

COMO EL BARRO EN LAS MANOS DE DIOS (Jr.18, 1-6) El Señor, a través de Jeremías, quiere explicar cuáles son sus relaciones con su pueblo, Israel. ‘Como está el barro en manos del alfarero, así están ustedes en mi mano, casa de Israel’. Y si al alfarero le salía mal la vasija que estaba haciendo, la volvía a hacer, tal era el esfuerzo que el alfarero ponía para que la vasija quedara bien.

Así es Yahvé con su pueblo Israel. Las manos de Yahvé son buenas manos, puede y quiere hacer una buena vasija. Lo lógico es que la vasija, el pueblo de Israel, se fíe de su Señor, se deje hacer, sea fiel al compromiso de la alianza de amor que su Señor ha hecho con él. Me gustaría señalar dos detalles que se dan en el taller: el poder del alfarero y la personalidad del barro.

El poder del alfarero. Es un hombre inteligente, paciente y cualificado. Sabe exactamente lo que está haciendo, conoce perfectamente el material que tiene en sus manos, tiene absoluto poder sobre él; porque puede destruir la vasija que no le resulta bien y volver a trabajar y pulir ese barro haciendo una nueva vasija, según el plan que él tiene en mente resulta ser una obra de arte única.

El alfarero se nos muestra como una imagen de Dios trabajando diligentemente. ¿Descubrimos la imagen de Dios trabajando en nuestra historia o trabajando conmigo? ¿Veo resistencias o más bien la maleabilidad del barro que permite que Dios siga haciendo su obra, aquella que ha pensado para cada uno de nosotros? Personalidad del barro.

¿Podemos decir que tiene alguna? Sabemos que el barro no tiene forma ni vida, es inerte, es un material que refleja desorden, él solo no es nada. Pero por las manos del alfarero, el barro pasa a ser transformado en una bella obra de arte. Nuestro gran alfarero Dios sigue trabajando, acompañando nuestro vivir de cada día como rezamos en el salmo 103 ‘Él conoce nuestra condición, se acuerda de que somos polvo’.

  1. A veces nosotros olvidamos esta realidad, pero Dios nos la recuerda siempre.
  2. Él puede actuar como quiera y cuando quiera, respetando nuestra libertad.
  3. Él es el justo y misericordioso.
  4. Podemos abandonarnos en sus manos.
  5. Jesús supo poner su vida en manos de su Padre.
  6. Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí’.

Y desde ahí vivió toda su existencia terrena. Cuando se vio ajusticiado injustamente y sufrió el abandono de los suyos, siguió poniendo su vida en Dios: ‘en tus manos, Padre, encomiendo mi espíritu’, y su Padre, no le abandonó, le rescató de la muerte.

  1. Nosotros, los seducidos y emocionados por Jesús, queremos hacer lo mismo que él.
  2. Con mucho gusto, queremos poner nuestra vida, nuestros días, nuestros afanes, nuestros desvelos, nuestras luchas, nuestra persona en manos del mejor alfarero del barro humano que es Dios, nuestro Padre, sabiendo que también a nosotros, al final, nos rescatará para siempre de la muerte.

: COMO EL BARRO EN LAS MANOS DE DIOS (Jr.18, 1-6)

¿Qué es la vasija de barro?

F. Pieza cóncava y pequeña, de barro u otra materia y de forma común u ordinaria, que sirve para contener especialmente líquidos o cosas destinadas a la alimentación.

¿Cómo vasijas de barro versiculo?

Tenemos este tesoro en vasijas de barro para demostrar que este extraordinario poder que obra en nuestra vida no viene de nosotros, sino de Dios. Por eso aunque tengamos toda clase de problemas, no estamos derrotados. Aunque tengamos muchas preocupaciones, no nos damos por vencidos.

Aunque nos persigan, Dios no nos abandona. Aunque nos derriben, no nos destruyen. Dondequiera que vamos, nuestros sufrimientos reflejan la muerte de Jesús para que su vida también se vea en nuestro cuerpo. Estamos vivos, pero por la causa de Jesús estamos siempre en peligro de muerte para que su vida también se pueda ver en nuestro cuerpo mortal.

De este modo, nosotros nos enfrentamos a la muerte para que ustedes tengan vida espiritual. Las Escrituras dicen: «Tuve fe y por eso hablé». Ya que tenemos el mismo Espíritu que da fe, nosotros también creemos y por eso hablamos. Sabemos que Dios hizo resucitar a Jesús y estamos seguros de que también a nosotros nos hará resucitar.

A ustedes y a mí nos llevará ante su presencia. Todo esto sucede por el bien de ustedes y para que la bondad de Dios llegue cada vez a más gente. De este modo, habrá muchos más que den gracias a Dios y esto le dará gloria a él. Por eso, no nos damos por vencidos. Es cierto que nuestro cuerpo se envejece y se debilita, pero dentro de nosotros nuestro espíritu se renueva y fortalece cada día.

Nuestros sufrimientos son pasajeros y pequeños en comparación con la gloria eterna y grandiosa a la que ellos nos conducen. A nosotros no nos interesa lo que se puede ver, sino lo que no se puede ver, porque lo que se puede ver, sólo dura poco tiempo.

¿Que le puede decir el barro al alfarero?

¿ Dirá el barro al alfarero : “Qué haces? ¿O tu obra dirá : “El no tiene manos? Mas ahora, oh SEÑOR, tú eres nuestro Padre, nosotros el barro, y tú nuestro alfarero ; obra de tus manos somos todos nosotros.

¿Cuánto tiempo dura una vasija de barro?

Curar el Barro – Antes de usar el barro por primera vez, debemos curarlo, La curación cierra los poros y hace que el barro resista al calor y cambios de temperatura. Este proceso con hacerlo una vez es suficiente. Para llevar a cabo este proceso bien es necesario: 1.

Sumergirlo en agua la noche antes de usarlo (conviene que este al menos 8h). Si queremos eliminar cualquier sabor a barro podemos añadir una cucharada de vinagre.2. Antes de utilizarlo secamos la pieza tras sacarla del agua. El buen barro es duradero y debería proporcionarte unos 10-20 años buenos de servicio.

Su mayor riesgo son los choques térmicos (cambios muy bruscos de temperatura) y las caídas.

See also:  Que Significa El Rugido Del León En La Biblia?

¿Qué es un vaso de honra según la Biblia?

Reflexión del pastor Decena: Vasos de Dios En la época Bíblica los hogares tenían distintas clases de vasos, de acuerdo a los usos que se les daba, y así las Sagradas Escrituras habla de los distintos tipos de vasos que para nosotros son lecciones profundas y maravillosas de parte de Dios, para que sepamos lo que debemos ser. Veamos qué nos dice la Palabra de Dios al respecto.

  • 2° Timoteo 2:20 Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles.
  • 2° Timoteo 2:21 Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.
  • Está hablando de la casa del Señor, en el cuerpo de Cristo hay vasos, que cumplen diferentes propósitos.
  • Isaías 43:1 Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú,

Dios dice que Jacob tuvo que ser formado. En el hebreo esta palabra formador es alfarero. Y lo hizo, como quiso lo fue formando. La Biblia presenta a Dios como un alfarero y a nosotros vasos hechos por Él. En las casas se ponían en la entrada, para poder honrar a los visitantes, antes de entrar podían tomar agua fresca.

  1. Jesús es el ejemplo perfecto de sé un vaso de honra
  2. Juan 7:37 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.
  3. Juan 7:38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.
  4. Juan 7:39 Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.
  5. Así quiere Dios que seamos, vasos de honra para estar disponibles para saciar la sed espiritual de la gente.

En samaria Jesús le dice a la mujer dame de beber!, la mujer tenía un vaso de honra. Jesús le habla de que Él le podía dar de beber el agua de vida, y así fue volvió a su pueblo y se convirtió en un vaso de honra, fue llena y fue un vaso que Dios usó para cambiar la vida de mucha gente. Dios quiere ver esto en muchos, que sean vasos para saciar la sed espiritual de la gente.

VASOS DE MISERICORDIA. Romanos 9:23-24.

Romanos 9:23 y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, Romanos 9:24 a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles? ESTE es un vaso muy especial, no cualquiera llega a ser vaso de misericordia.

  • Recordemos al buen samaritano, paso un sacerdote y no ayudó al hombre tirado, paso un levita, servidor del templo y tampoco ayudó al hombre herido, y pasó un samaritano y fue un vaso de misericordia.
  • Y esto está íntimamente ligado a ser fuente de agua viva.
  • Estas vasijas llamadas «Vasos de Honra» se diferenciaban de los «Vasos de Misericordia» no por su función sino por su ubicación.

Las Vasijas de Misericordia en vez de ser colocadas en las casas eran llevadas a las plazas, a los mercados, y hasta en las salidas y entradas de los pueblos y ciudades, con el propósito de ofrecer agua a los viajeros que pasaban por el camino y no tenía un vaso para sacar agua del pozo del lugar.

Esto tenía un simbolismo extraordinario. Según la tradición oriental, los vasos de misericordia en el camino era el testimonio público de la misericordia de Dios. Estamos en la época de la gracia y no de la ley, quiere decir que tenemos que entender la misericordia inmerecida de Dios y practicarla. ‘ama y haz lo que quieras’ decía San Agustín.3) VASOS DE ESCOGIDOS.

En HECHOS 9 se cuenta la historia de Saulo, celoso de su religión. Una luz lo rodea y cambia para siempre su vida porque se le aparece Jesús. Entra a la ciudad de damasco. Después de 3 días Ananías recibe la palabra del Señor, que dice que Saulo era un instrumento escogido, (vasija) para hacer una tarea importante.

  • Hechos 9:13 Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén;
  • Hechos 9:14 y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre.
  • Hechos 9:15 El Señor le dijo: Vé, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel;
  • Hechos 9:16 porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre.

Era un vaso escogido es el que está dispuesto a padecer por Cristo. No cualquiera tiene el privilegio de sufrir por el Señor. Los vasos escogidos son personas llama a sufrir algunas cosas en este mundo y que tal vez nadie está dispuesto a sufrir por el reino de Dios.

  1. Que tengas una semana bendecida y de victoria!
  2. Pastor Guillermo Decena, Centro Familiar Cristiano Eldorado.
  3. Prédicas en vivo los miércoles y domingos 20 horas, a través de
See also:  Wie Viele Nashörner Gibt Es Noch?

: Reflexión del pastor Decena: Vasos de Dios

¿Qué significa soñar que estoy llena de barro?

Vasija Significado Bíblico | ¿Qué Significa Vasija en la Biblia? ????

Soñar con pisar lodo – La interpretación de este sueño se relaciona con el esfuerzo que realizar para mejorar algo que estás haciendo, pero que consideras que no está del todo bien. Además, indica que estás tratando de resolver los problemas que tienes para evitar algunos conflictos que tienes pendientes. ¿Qué significa si suelas que pisas lodo?: Foto: difusión

¿Qué es la rueda del alfarero en la Biblia?

Jeremías: Como el barro del alfarero Jeremías: Como el barro del alfarero La forma en que tiernamente el Señor dio forma a la vida del profeta Jeremías nos recuerda que también puede dar forma a la nuestra. Su nombre significa ‘Jehová exaltará’ y fue intrépido en su servicio al Señor; a pesar de ello, en su alma el profeta Jeremías padeció mucha angustia.

  • En algún momento de la primera parte del ministerio de más de cuarenta años de Jeremías en Jerusalén, el Señor le mandó visitar la casa de un alfarero (véase Jeremías 18:1–2).
  • Allí observó cómo éste trabajaba, haciendo girar una rueda con el pie mientras con las manos daba forma a un pedazo de barro húmedo situado en una rueda elevada.

La alfarería es una de las actividades más antiguas de la civilización. Jeremías observaba mientras el alfarero descubrió una imperfección en la vasija que estaba haciendo. Le llamó la atención que el alfarero deshiciera la vasija y volviera a empezar a darle forma (véase Jeremías 18:3–4).

  • Entonces, el Señor hizo una pregunta retórica: ‘¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel?’ (Jeremías 18:6).
  • La pregunta también podría haber ido dirigida al profeta.
  • Él fue el profeta que presenció algunos de los días más tenebrosos de la iniquidad de Israel, pero a pesar de ello reconoció las manos habilidosas del Maestro alfarero, que moldeó su carácter y lo convirtió en una hermosa obra de arte.

Los hechos de su vida nos recuerdan la necesidad de depositar toda nuestra vida, sin importar lo difícil que pueda ser, en las manos amorosas del Señor. Jeremías nació en la ciudad de Anatot, a unos cinco kilómetros al nordeste de Jerusalén. Su padre, Hilcías, era ‘de los sacerdotes que estuvieron en Anatot, en tierra de Benjamín’ (Jeremías 1:1).

  1. Siendo joven, el Señor lo llamó a ser Su profeta: ‘a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande’ (Jeremías 1:7).
  2. Al principio se resistió a la confianza que el Señor había depositado en él: ‘no sé hablar, porque soy niño’ (Jeremías 1:6), pero el Señor era consciente de su potencial: ‘Antes que te formase en el vientre te conocí te di por profeta a las naciones’ (Jeremías 1:5).

De igual modo, el Señor nos conoce a cada uno y nos ha escogido para venir a la vida terrenal en el tiempo y el lugar más adecuado para nosotros, y nos moldea a través de los llamamientos para servir en el hogar o en la Iglesia. Mi esposa y yo aumentamos nuestro aprecio por este principio cuando se nos llamó a presidir la Misión Fidji Suva.

  1. No hablábamos inglés con fluidez y mi esposa estaba particularmente desanimada.
  2. Al ser apartada, ella recibió una bendición especial referente a este don; estudiaba mucho y practicaba inglés en casa y con los misioneros.
  3. Pronto pudo dirigirse en inglés a los misioneros en las conferencias de zona en Fidji, Vanuatu y Kiribati; por otro lado, enseñó francés a los misioneros que servían en Nueva Caledonia.

Ella tenía la impresión de que el Señor la había llamado a servir a la gente de ambas lenguas, así que necesitaba hablarlas. Esa experiencia la ha moldeado y bendecido a ella, a nuestra familia y a la gente a la que ha tenido la oportunidad de enseñar, aun cuando su inglés tenga un ligero acento francés.

  1. Un factor principal del moldeado de la vida de Jeremías fue su flexibilidad, es decir, su disposición para someterse a los mandamientos de Dios, para ser flexible al escoger libre y repetidamente hacer la voluntad de Dios en vez de la suya.
  2. La humildad, la obediencia, la fe y el ser libres del orgullo son cualidades del carácter que fomentan la cualidad de ser moldeable.

El Maestro alfarero probó con frecuencia la disposición que Jeremías tenía para ser obediente. En una ocasión, el Señor le mandó a Jeremías que comprara una vasija de barro, que la rompiera delante de los líderes del pueblo y que luego profetizara con audacia: ‘Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Así quebrantaré a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra una vasija de barro, que no se puede restaurar más’ (Jeremías 19:11; véase 19:1–15).

  1. Para cumplir con esta asignación de hacer una denuncia tan osada de los líderes gubernamentales, Jeremías tuvo que obedecer con valentía y poner a un lado cualquier interés en su propia seguridad.
  2. Entonces la palabra del Señor vino a Jeremías para convertirse él mismo en una lección.
  3. Se le mandó que tomara un listón y unas correas para hacerse un yugo y ponérselo al cuello en presencia del rey Sedequías y del cuerpo diplomático de Jerusalén.

¡Qué espectáculo tan extraño debió haber sido Jeremías ante esos hombres de gran influencia y poder! Jeremías les dijo que si no se inclinaban y servían voluntariamente al rey de Babilonia, como bueyes con un yugo, el Señor los destruiría (véase Jeremías 27:1–11).

  • En éstas y otras muchas circunstancias, Jeremías fue lo suficientemente moldeable para hacer lo que el Señor le mandaba, sin importar lo peculiar, lo impopular o lo absurdo que hubiera podido parecerle a la gente.
  • Durante mi servicio como presidente de misión conocí a muchos jóvenes que también demostraron ese tipo de moldeamiento.
See also:  Personajes De La Biblia Que Tomaron Malas Decisiones?

De visita en Nueva Caledonia, conocí por primera vez a Olivier Pecqueux. Tenía veinticuatro años y prestaba servicio en el ejército. No era activo en la Iglesia y llevaba un estilo de vida mundano, pero el Señor tenía otros planes para él. A petición suya nos reunimos y comentamos su bendición patriarcal; decidió humillarse, arrepentirse y dejar que el Señor moldeara Su vida.

  • Al poco tiempo se le llamó a una misión regular y llegó a ser uno de mis misioneros más capaces.
  • Hoy día asiste a la universidad y recientemente se casó en el Templo de Tahití.
  • Nuestras decisiones deben, de igual modo, ejemplificar la cualidad moldeable y la esperanza en Cristo tal y como expresó el élder Hugh W.

Pinnock (1934–2001), de los Setenta: ‘Cuando cometemos errores, como los que cometía el antiguo Israel, podemos tomar lo que hemos estropeado y empezar de nuevo. El alfarero no se dio por vencido y tiró el barro nosotros no debemos perder la esperanza ni menospreciarnos; sí, nuestra tarea es superar nuestros problemas, aceptar lo que tenemos y somos y empezar de nuevo’.

Jeremías fue un hombre que vio muchas aflicciones (véase Lamentaciones 3:1). De hecho, el Señor le advirtió en el momento de llamarlo que los reyes, los príncipes y los sacerdotes, y la gente en general, lucharían en su contra. El Señor le prometió: ‘Y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo para librarte’ (Jeremías 1:19).

A continuación se encuentran sólo dos de las muchas circunstancias difíciles que Jeremías tuvo que soportar. Cuando Pasur, el sacerdote encargado de mantener el orden en el recinto del templo, oyó el estruendo que causó Jeremías al romper la vasija de barro y profetizar ante el pueblo, mandó que lo arrestaran, lo azotaran y lo pusieran en el cepo.

  • Al día siguiente mandó que le trajeran a Jeremías, pero éste repitió sin temor las palabras del Señor sobre la inminente destrucción, añadiendo: ‘Y tú, Pasur, y todos los moradores de tu casa iréis cautivos’ (Jeremías 20:6).
  • Cuando el ejército babilónico sitió Jerusalén, Jeremías transmitió al rey Sedequías y a su pueblo la palabra del Señor de que debían rendirse, lo cual molestó a ciertos oficiales, quienes utilizaron el intento de Jeremías de abandonar la ciudad como pretexto para arrestarlo y encarcelarlo acusado de traición (véase Jeremías 37:6–15).

Jeremías fue arrojado a una cisterna que hacía las veces de mazmorra, para que muriese de hambre. Las cisternas son cavidades en forma de pera excavadas en la roca, cuyo objeto es recoger y almacenar el agua. Con el correr de los años, los sedimentos se habían ido acumulando en el fondo de la cisterna, hasta que era tal la cantidad, que ‘se hundió Jeremías en el cieno’ (Jeremías 38:6).

De no ser por el valor y el servicio cristiano de Ebed-melec, un etíope siervo del rey, Jeremías habría muerto sin remedio (véase Jeremías 38:7–13; véase también 1 Nefi 7:14). Cuando el rey babilonio invadió Jerusalén, Jeremías escogió permanecer con su pueblo en la ciudad, para así continuar proclamando la palabra del Señor a pesar del rechazo constante del pueblo a seguir su consejo.

Se cree que Jeremías falleció en Egipto no mucho después de una última apelación a su pueblo para que se volviese al Señor (véase Jeremías 44). Las cosas que padeció Jeremías fueron algunos de los instrumentos más poderosos del Señor para moldear y purificar su vida.

  • Igualmente, aquello que padecemos y soportamos con paciencia nos servirá de experiencia y puede ser para nuestro bien (véase D.
  • Y C.122:7–8).
  • El élder John B.
  • Dickson, de los Setenta, ha dicho: ‘Nunca se nos dijo que la vida sería fácil, pero a los que trabajen fielmente enfrentando toda dificultad con determinación y en la forma apropiada les prometo que serán bendecidos con sentimientos de felicidad que y que nunca se quitarán’.

El 19 de diciembre de 1841, el Quórum de los Doce Apóstoles se reunió en la casa del profeta José Smith. De acuerdo con las minutas tomadas por Wilford Woodruff, ‘el élder Heber C. Kimball predicó sobre el barro en las manos del alfarero, en cuanto a que cuando se estropea, es retirado de la rueda y echado de nuevo al molino para ir en la próxima tanda, y que era un vaso de deshonra; pero que todo barro bien formado en las manos del alfarero era un vaso de honor’.

  1. Jeremías fue un profeta que en verdad testificó de Cristo (véase Helamán 8:20).
  2. El Salvador mismo empleó sus palabras para enseñar y profetizar durante Su ministerio terrenal.
  3. Su vida fue un vaso de honor, un ejemplo de servicio, moldeamiento y longanimidad para los santos de hoy día.
  4. También nuestra vida puede ser un vaso de honor, una obra de hermosura en las manos del Maestro alfarero si respondemos a Su llamado, somos moldeables en Sus manos y aprendemos de las cosas que padecemos.

El élder Jean A. Tefan es un Setenta Autoridad de Área que sirve en el Área Islas del Pacífico. Notas

Véase ‘Volver a empezar’, Liahona, julio de 1982, pág.23. ‘Nadie nos dijo que sería fácil’, Liahona, enero de 1993, pág.52. History of the Church, tomo IV, pág.478.

: Jeremías: Como el barro del alfarero